Aumenta tus defensas con una dieta Alcalina

Mucho es lo leído que vincula una dieta alcalina con una buena salud o unas buenas defensas en nuestro organismo.  La dieta alcalina, esta forma de alimentarse, considera que tener un cuerpo con un ph ligeramente alcalino, nos hace estar más preparados frente a agentes externos como virus e infecciones. En cambio, una alimentación ácida tendrá menos nutrientes y por lo tanto tendremos más facilidad de enfermar.

 

 

¿Por qué?

 

Porque lo que comemos (y bebemos), influye en nuestra química corporal. Aquí, como en todo hay que buscar el equilibrio.
Aumentar los alimentos vegetales y vivos nos ayudará a encontrar esa ansiada armonía. También hay que disminuir otros alimentos como carnes rojas, marisco, grasas animales, cereales (predominar los integrales y no abusar), azúcares, café, cacao… y sobre todo dejar los productos ultra procesados.

 

Una alimentación “viva” hará que tu cuerpo esté al 100% nutrido y lleno de energía.

 

Una buena forma de preparar un cambio es comenzar con los germinados. Un germinado es una planta que está comenzando a brotar: ¡energía vital!

La variedad de nutrientes que poseen los germinados pasa desde enzimas, clorofila, aminoácidos, minerales, vitaminas… Además, los germinados son muy fáciles de asimilar y sientan bien a todas las digestiones, hasta las más sensibles.

 

Tipos

 

Existen una amplia gama de semillas para germinar, las mas comunes y que además las puedes encontrar en Espacio Natura son: alfalfa, girasol, soja verde, zanahoria, berros, daikon, kale, rabanito, puerro o rúcula entre otros.

 

 

Preparación

 

Este manjar es fácil de preparar en casa, puedes hacerlo en germinadora o en un bote de cristal. En ambos casos el protocolo es similar. Podéis verlo más visual en este enlace.

  1. Activar las semillas (lavarlas y cubrirlas de agua unas 12 horas)
  2. Quitar el agua y enjuagar. Hay que mantener las semillas con humedad, pero sin exceso de agua e ir enjuagándolas 2 o 3 veces al día. Durante estos pasos hay que guardar las semillas fuera de la luz.
  3. Una vez ha comenzado el proceso de germinación y han nacido los brotes ya se puede sacar a la luz solar (indirecta), siguiendo con la rutina de enjuagado 2 o 3 veces al día.

Es bueno tener preparadas “varias tandas” alternadas en los días, porque si se hacen muchas de vez se estropean y no da tiempo de consumirlas.
Son ideales para completar tus ensaladas diarias.

 

¿Te apuntas al cambio? Comparte tu experiencia con nosotros!

No hay comentarios

Deja un comentario